You are here

Una perla de gran precio (por Manuel Jordán)

Una Perla De Gran Precio

Llevo profundo en mi ser
Una perla de gran precio
Ora el sabio como el necio
De mí la puede obtener
Pero debe de comprender
Lo mucho que la valoro
Es más valiosa que el oro
El diamante o la amatista
Me la dio El Gran Artista
Cuando me encontraba solo

Vino con ángeles en coro
Con una hermosa canción
Llenando mi triste corazón
De amor, perdón y decoro
El gozo con el que le adoro
También Su paz y verdad
Lo adornó con la fidelidad
Y con Su gracia bendita
Te la doy..., si la solicitas
¿Esa perla?, es mi amistad....

Regreso Póstumo

Cuando la gélida fosa
Reciba mi triste idilio
Comprenderá, fue el exilio
Lo que consumió mi osa
Entonces entonarán las rosas
Duelo, cántico lastimero
“Poeta, lejos de su suelo
Lo consumió la tristeza
Cuando su musa fue presa
En cisterna de extranjeros

Luego, un clavel pregonero
Depositado en mi tumba
Llorará por la penumbra
De la ausencia de un jilguero
También bajará de su vuelo
Una alondra plañidera
Quien izará mi bandera
Hasta el final de un mástil
Transformando así en reír
El dolor que un día existiera

Cantará la alta Cordillera
Florecerá el capullo de alelí
La amapola estará allí
Y el lirio de las praderas
Gozándose así mi esquela
Al cumplirse aquel sueño
Que procuró con empeño
De volver y estar presente
Un manatíeño ausente
Y jíbaro puertorriqueño…
 

Dejando Mis Huellas
(Canto A Mi Patria)

Como un buen borincano
Que vive en el extranjero
Con estos mis versos quiero
Promover nuestro legado
Pues me siento preocupado
Por tanta asimilación
Que ya no hablan español
Nuestra prole en los estados
Ya que han sido asimilados
Por el inglés anglosajón

Se ha perdido la visión
Por tantos años aquí
No saben lo que es moriviví
Mucho menos un anón
Han perdido hasta el amor
Por nuestra Borinquen bella
Aquella brillante estrella
Que ilumina el Mar Caribe
Con su flora, fauna, aljibes...
Y sus hermosas doncellas

Quisiera dejar mis huellas
En la esquela de la historia
Escribiendo mis memorias
Expresando mis querellas
¡No hay ninguna como ella!
¡Aprendan a hacer maví...!
¡No se olviden que el coquí
Es color marrón..., ¡no verde...!
¿Y si no saben...? ¡Se aprende!
Como también yo aprendí...

Entiendan que el colibrí
Es el mismo picaflor
Recuerden al ruiseñor
Y al gallo kikirikí...
Al gofio y al pirulí
El pitirre y la gallina
El aguacate, las chinas...
Y si es que usas inodoro
Como parte del decoro
Recuerda muy bien “Manolo”
¡Tu abuelo usaba letrina...!

Aprendan del guaraguao
De la piña..., del mamey
Del soberao, del batey...
Y del sabroso asopao
Del niño caripelao
Que vestía sin zapatos
Mantengan siempre el ornato
Que de los viejos aprendimos
Nunca olviden que el taíno
Fue quien nos dio su formato

No olviden el español
Que es nuestra lengua romance
El idioma de Cervantes
Que adorna nuestro folklor
Hablémoslo con honor
Como buen hispanoparlante
Y si el hablarlo te es un trance
Por falta de acentuación
Usa el inglés como bastón
Mas castellano en tu avance...

No debes nunca olvidarte
De honrar a nuestra bandera...
Recuerda la cordillera
Que a la distancia dejaste
Y del café que tomaste
Con sorullos de maíz
Cuando el canto del coquí
Te deleitaba a ti tanto
Y quizás un jíbaro cantando
¡Lindo capullito de alelí...!

Aquí tengo que terminar
Agradeciendo al Señor
El otorgarme el honor
Hoy lo expreso en mi rimar
Que en este lado del mar
Yo siento profundo en mí
La misión que recibí
Por su gracia y por su don
El ser un embajador
¡De la Isla del coquí...!