You are here

Imágenes de un yo, no yo (por Andrea Moya)

Aliento de humo
Imaginario,
discordio desmesurado,
de una cabeza llena de telarañas
donde los pensamientos caen atrapados
Moscas
en inútil batalla
contra la corrupción de las memorias;

Aliento de menta,
violencia azul,
o blanca como los pergaminos
escritos de mentiras vacías
como tazas de café sin leche
y palabras sin sonido;

Aliento de café,
azucar y miel,
en tu espina dorsal
elástica
hecha de arena y plata
que ha sido derretida
mil veces y una
más de lo necesario.

Ojos ciegos,
Ojos cerrados,
Ojos abrumados por lágrimas y cansancio
que sueltan sangre a correr por la cara
Con mirada verde, gris, marrón,
Vamos a no hablar del azul,
Sordomudo
Incordio
desconsideración humana,
Ojos desenfocados
Te miran.

Manos frías,
buscan calor
como serpientes,
buscan manos largas,
ojos y gargantas,
Manos que se calientan
Con desesperación
dan tamboreos pequeños
con los dedos,
aleteos sin coger vuelo
en la mesa plana
y fría;

Tienen frío
los halcones blancos
con uñas perfectas
y agudas;

Hay un anillo de oro
en el dedo equivocado,
Hay una mancha de tinta
que crece
se hincha
Y deletrea nombres
y conceptos
Recuerda esto . . .

Veo venas,
un mapa al cráneo
en el pecho,
un insulto
pero rastros de vida
entre líneas profetas
y huesos menores
y flexibles.
Te toca una superficie
imperfecta.