You are here

Querida (por Chris Gregory)

Querida:

Es difícil decirte que estas manchas de quemaduras no se enjuagan de la superficie lisa de mi cerebro. Es dificilísimo evitarte, es dificilísimo entender. Escribir una correspondencia es mi propósito, una correspondencia a un fantasma que conocía muy bien pero que ha fallado y se ha hecho granos finos en las arenas del tiempo. Esta carta se convierte cursi con cada galope de mis dedos, con cada palabra dardo. Las cortinas hechas mujeres murmullan entre si mismas y se extienden para, copular con la alfombra. Tener propósito en esta postal se ha deteriorado y convertido en recurso obsoleto, como responder cuando me miras. Nunca te veo ya, nunca te hablo.

    Propongo Bella, ser otro, ser un desdoblamiento de yo, un clon de mis atributos de niño aterrorizado, para terminar de hacer mi corazón congelarse de susto. Propongo que te saques los ojos, y tú ya no seas tu sino mi caballo y trofeo de repisa. Yo quiero ser el que devora tu visión, tus ojos grandes y huecos, tan huecos que parecerían tragar a los inocentes de corazón. Querida tu fantasma habita y retumba, quiero ser otro para concluir la demolición de mis órganos, quiero ser otro para que las grúas no levanten polvo y que ya yo no tosa el polvorín de tus ojos secos.

Entre tinieblas,

Chris.

Idea: “Trite converstations of love”, dialogos simplistas y tensos...