You are here

Eterno Invierno (por Jordan El Poeta)

Eterno Invierno
Secas ramas invernales
Han sido mis compañeras
Desde el día que viniera
Acá, allende los mares
No veo árboles frutales
Ni flores en el camino
Verde?, si acaso algún pino
Flamboyán? ¡Solo zarzales¡
O debo decir matorrales
Ni siquiera aves de trino…

No por eso desestimo
La natura do moramos
Pues en otoño, verano
Y en primavera salimos
Pero lo que no compagino
Es estar acá tan lejos
Alejado de mi bello suelo
Lejos de mi lindo lar
Como un oso invernal
Desgastándome de viejo

Por eso a veces me quejo
Pues se me arrugan mis huellas
Lejos de Borinquen bella
La islita de mis anhelos
Do flamboyanes bermejos
Adornan la celeste flora
Orquídeas, lirios, ¡amapolas…¡
Forman parte del festejo
Quebradas, lindo riachuelos
Y el sol saliente en su aurora

En medio del desconsuelo
Surge siempre una esperanza
Que allá lejos en lontananza
Me espera mi hermoso suelo
Y aunque a veces desespero
Pues jamás será lo mismo
Vivo con el optimismo
De morar en mi jardín
Antes que llegue mi fin
O me arrope el cataclismo…
 
El Lar De Mi Recuerdo
Motivo De Mi Soñar

Recuerdo cuando salí
Con gran tristeza en mi alma
De mi lar en Barrio palmas
Donde por años residí
Desde Atenas, mi Manatí
Pasando por Bayamón
En Cataño, en aquel rincón
Viví con mi buena esposa
Y con tres joyas preciosas
Productos de un puro amor

Viajé por horas en avión
Cabizbajo y preocupado
Muy triste por haber dejado
Mi terruño, mi Nación
Ensueños de mi ilusión
Mi Puerto Rico querido
Llorando como un buen hijo
Que se aleja de su madre
Tragos de ajenjo y vinagre
Esquelas de un ser perdido

Como recuerdo la angustia
Y aún la sigo sintiendo
Causando en mi pensamiento
Gran amargura y penumbra
Veo tan y tan cerca la tumba
Y sin poder regresar
A Borinquen, bello hogar
Mi rinconcito querido
Mi lar que nunca olvido
Motivo de mi soñar...

Recuerdo cuando salí...
¡Pero fue por poco tiempo!
Tantos años, yo no entiendo
¿Por qué tan lejos de allí...?
Sin escuchar el coquí
La alondra y el ruiseñor
Sintiendo los rayos del sol
Cuando llega la alborada
Varar en alguna ensenada
Donde atar mi embarcación

¡Oh!, cuanto anhelo regresar
Pero se me acaba el tiempo...
Si pudiera, por un momento
Tener dos alas y volar
Atravesaría el inmenso mar
Como un rayo, ¡una centella!
Aunque dejara mis huellas
Plasmadas en densas nubes
Mas llegaría cual querube
A aquella..., mi islita bella...
 
A mi Puerto Rico Amado

Puerto Rico, Isla hermosa
Tierra de lindos colores
La de montañas y flores
Como el clavel y las rosas
De aguas claras, sabrosas
Dulce como la de los ríos
Pueblos, tales como Comerío
De belleza muy singular
Y como un don especial
¡Cuna del indio bravío...!

Tu jíbara..., tus doncellas
De belleza angelical
¿Quién se les podrá igualar
Siendo reinas entre las bellas?
En la historia están las huellas
De su hermosura y talento
Como empujadas por el viento
Hacia nuevas generaciones
Para que admiren los valores
De ángeles puertorriqueños

Es un honor expresar
Tu hermosura y tus primores
Como el canto de tus ruiseñores
Y del gallo en su cantar
También la brisa del mar
Acariciando tus playas
De tus frutas, la papaya
La guanábana, el anón
Como ríos, el Manatuabón
Que allá en tu Atenas se haya

¿De tu mar...? ¿la mantarraya...?
¿De tus ríos?, ¡el camarón!
De tus cielos, el esplendor
De una gloriosa mañana...
Una sabrosa guayaba
De tus praderas.., ¡ o una piña...!
O un plato de marifinga
Con sardina o bacalao
O un lechoncito asao
Arroz con pollo o gandinga

De tus noches, el coquí
El de canto peculiar
Y la fauna nocturnal
Cuando expresa su sentir
Arrullando así el dormir
Del jíbaro en su bohío
Protegido del rocío
Aumentando su esperanza
Y de este modo descansa
Recibiendo nuevos bríos

Mi corazón casi estalla
Pues de ti estoy a distancia
Pero tengo la esperanza
De que muy pronto a ti vaya
Y aunque sucumba en la raya
Mi anhelo es quedarme en ti
Para jamás ya salir
Mi nombre escrito en esquela
Arropado con tu bandera
En mi fosa en Manatí...
 
Embajador Borincano
(exaltación a mi patria)

Borinquen de mis amores
Trigueña de mis ensueños
Siempre ha sido mi empeño
El promover tus valores
Desde el valle de Collores
Así como la Puntita
Incluyendo a Mar Chiquita
Y la playa de Rincón
Aun el pan de Bayamón
O el comer en una dita

Puerto Rico, Isla bendita
Hoy promuevo al ruiseñor
La amapola, linda flor
Como también tus reinitas
¡Tus mañanas tan bonitas...!
Aun el sol del medio día
El pueblo de Juana Díaz
Y mi hermoso Manatí
El cántico del coquí
La gallina con sus crías...

Cuanto yo desearía
El caminar por tus riberas
Viajar por la Cordillera
En automóvil o tranvía
Desde allí contemplaría
Tus quebradas y tus ríos
Y en un arrebato mío
Me montaría en una jaca
Luego dormiría en una hamaca
Como un jíbaro en su bohío

¡Oh...!, pero, ¿quién olvidaría
La navidad con sus trullas...?
¿Cómo droga?, ¡el café puya...!
¿Y el maví?, ¡como subía...!
Un gran vaso me bebería
Mientras me como un pionono
Entonces escucharía un tono
De mapellé y seis chorreao
Con un cuatro bien tocao
Que ponga a bailar a un mono

Bella Isla, cuanto añoro
Desde mi ausencia regresar
A ti que fuiste mi lar
Y que aprecio como el oro
Hoy promuevo tus tesoros
Como un buen embajador
De tu gente y tu folclor
De tu escudo y tu bandera
Por medio de mi quimera
Y la musa de mi don...

Para mí es un gran honor
Enseñarle a tanta gente
Que tu jíbaro es decente
Temeroso del Creador
Muy lleno de compasión
Lo demuestra el “¡Ay bendito!”
No importando si es un rico
O un honesto agricultor
Siempre imparte de su amor
Aun fuera de Puerto Rico...
 
¿Cuál Es mi Afiliación..?
(poesía patriótica)

Yo no soy republicano
Ni tampoco independentista
Ni me siento americano
Mas no soy separatista

Ni del partido social cristiano
Mucho menos comunista
Y aun si fuera yo reclutado
Nunca seré socialista

¿Que cuál es mi afiliación..?
Puede notarla en mi seño
Observe bien mi facción
¡Soy un jíbaro..!, puertorriqueño

No me interesan asociaciones
Tampoco ciudadanías
Solo alzar los bellos colores
De Borinquen, la patria mía...

Levantando su bandera
Mas allá de la Oceanía...
No soy de la Legión Extranjera
Ni soy agente del CIA

Soy boricua puertorriqueño
Por si usted no lo sabía
Como zorrullos, guineos,
Verduras como yautía

Y me chupo hasta los dedos
Si está buena la comía
Pues soy jíbaro de los buenos
Aunque no de Juana Díaz

Soy de Cataño, de la loza
Aunque me siento manatieño
Pero mi corazón se goza
¡En que soy puertorriqueño..!

Perdóneme la ironía
Si lo confundo en mi empeño
pero siento gran alegría
Por ser un jíbaro, puertorriqueño...
Mujer Borincana...

Mujer borincana, admiro tu belleza
Tus ojos bonitos de mirar profundo
Tu andar como reina refleja realeza
Tus labios, las joyas más bellas del mundo

Con tu cuello erguido pareces paloma
Tus manos delicadas son como algodón
Tus besos cual flores que emanan su aroma
Tu hablar trino y dulce, como el ruiseñor

Cabello sublime, cual de ángeles alas
Tu piel es tan suave..., refleja ternura
Tus uñas cual perlas del mundo, más caras
Tus mejillas tiernas muestran tu hermosura

Mujer borincana, de gentil encanto
Eres bien amada por ser muy humilde
Dedico a tu honor este humilde canto
Cual bardo o pintor mi arte te describe

Tus muslos y piernas cual hábil gacela
Tus pies primorosos a la lucha van
Tus pechos hermosos que en tu ser reflejan
Rasgos de hermosura que el buen Dios te da

Eres muy hermosa, ¡como tú ninguna...!
Cualquiera te envidia mujer borincana
Tu ombligo y tu “porte” amplían tu “postura”
Mas es tu ternura y amor lo que a otros gana

Mujer borincana eres muy talentosa
Señalada entre diez mil entre multitudes
Eres buena madre y paciente esposa
Mujer hacendosa de grandes virtudes

Belleza especial, aun más que las rosas
Valiente heroína en grandes vicisitudes
Por eso te honro en versos y en prosa
Repito y alabo tus honorables virtudes

Mujer borincana ha sido un honor
Poder describirte con verdad desnuda
Como un caballero y no un picaflor
Hoy te reconozco, ¡por si algunos dudan...!

Que vean tu linda figura, ¡eres sensación...!
Mujer borincana..., ¡eres sabrosura...!
Te envidia la celosa luna y también el sol
Pues en tu resplandor, disipas la bruma...

Mujer borincana, eres de inspiración
A este diz-que poeta jíbaro de la losa
Pero estoy seguro que muchos endosan
Estos sinceros versos, que salen del corazón...
El Lar De Mi Recuerdo
Motivo De Mi Soñar

Recuerdo cuando salí
Con gran tristeza en mi alma
De mi lar en Barrio palmas
Donde por años residí
Desde Atenas, mi Manatí
Pasando por Bayamón
En Cataño, en aquel rincón
Viví con mi buena esposa
Y con tres joyas preciosas
Productos de un puro amor

Viajé por horas en avión
Cabizbajo y preocupado
Muy triste por haber dejado
Mi terruño, mi Nación
Ensueños de mi ilusión
Mi Puerto Rico querido
Llorando como un buen hijo
Que se aleja de su madre
Tragos de ajenjo y vinagre
Esquelas de un ser perdido

Como recuerdo la angustia
Y aún la sigo sintiendo
Causando en mi pensamiento
Gran amargura y penumbra
Veo tan y tan cerca la tumba
Y sin poder regresar
A Borinquen, bello hogar
Mi rinconcito querido
Mi lar que nunca olvido
Motivo de mi soñar...

Recuerdo cuando salí...
¡Pero fue por poco tiempo!
Tantos años, yo no entiendo
¿Por qué tan lejos de allí...?
Sin escuchar el coquí
La alondra y el ruiseñor
Sintiendo los rayos del sol
Cuando llega la alborada
Varar en alguna ensenada
Donde atar mi embarcación

¡Oh!, cuanto anhelo regresar
Pero se me acaba el tiempo...
Si pudiera, por un momento
Tener dos alas y volar
Atravesaría el inmenso mar
Como un rayo, ¡una centella!
Aunque dejara mis huellas
Plasmadas en densas nubes
Mas llegaría cual querube
A aquella..., mi islita bella...
 
A mi Puerto Rico Amado
 
Puerto Rico, Isla hermosa
Tierra de lindos colores
La de montañas y flores
Como el clavel y las rosas
De aguas claras, sabrosas
Dulce como la de los ríos
Pueblos, tales como Comerío
De belleza muy singular
Y como un don especial
¡Cuna del indio bravío...!

Tu jíbara..., tus doncellas
De belleza angelical
¿Quién se les podrá igualar
Siendo reinas entre las bellas?
En la historia están las huellas
De su hermosura y talento
Como empujadas por el viento
Hacia nuevas generaciones
Para que admiren los valores
De ángeles puertorriqueños

Es un honor expresar
Tu hermosura y tus primores
Como el canto de tus ruiseñores
Y del gallo en su cantar
También la brisa del mar
Acariciando tus playas
De tus frutas, la papaya
La guanábana, el anón
Como ríos, el Manatuabón
Que allá en tu Atenas se haya

¿De tu mar...? ¿la mantarraya...?
¿De tus ríos?, ¡el camarón!
De tus cielos, el esplendor
De una gloriosa mañana...
Una sabrosa guayaba
De tus praderas.., ¡ o una piña...!
O un plato de marifinga
Con sardina o bacalao
O un lechoncito asao
Arroz con pollo o gandinga

De tus noches, el coquí
El de canto peculiar
Y la fauna nocturnal
Cuando expresa su sentir
Arrullando así el dormir
Del jíbaro en su bohío
Protegido del rocío
Aumentando su esperanza
Y de este modo descansa
Recibiendo nuevos bríos

Mi corazón casi estalla
Pues de ti estoy a distancia
Pero tengo la esperanza
De que muy pronto a ti vaya
Y aunque sucumba en la raya
Mi anhelo es quedarme en ti
Para jamás ya salir
Mi nombre escrito en esquela
Arropado con tu bandera
En mi fosa en Manatí...

(De mi libro Añoranza De Un Jíbaro Ausente)
Añoranza A Puerto Rico
(Poesía patriótica)

¡Oh Borinquen patria amada!
Me encuentro lejos de ti
Pero en mi añoranza vi
Como a tu suelo llegaba.

Hace años que salí
Buscando mi porvenir
Pero antes de morir
Quiero regresar a ti

Anhelo ver tus riberas
Y zambullirme en tus ríos
Tener en ti mi bohío
Antes que mi cuerpo muera.

Quiero poner mi bandera
En un flamboyán muy alto
Poder contemplar tus nardos
Deleitarme en tu arboleda.

Quiero mirar tus estrellas
Dormirme oyendo el coquí
Que me despierte el ¡quiquiriquí!
En una mañana bella

Añoro ver tus reinitas
Comiendo los cundiamores
Y escuchar los ruiseñores
En las mañanas bonitas.

Quiero subir a la Puntita
Linda montaña en Jayuya
Tomar un poco de café puya
En una coca o coquita

Anhelo ir a Guajataca
De allí pasar a Aibonito
Para comerme un cuchifrito
Y mecerme en una hamaca.

Sueño con piñas y cañas...
Con guarapos..., con melaos
Con comerme un asopao
De gallina en la montaña.

Quiero llegar hasta Caguas
Para saludar la muda
Y un buen plato de verdura
Luego comerme en Villalba.

Quiero comprar una vaca
Que de leche..., y hacer queso
Mas no conforme con eso
Quiero ordeñar una cabra.

Quiero comer en una dita
Hacer un güiro de higüera
Caminar por las praderas
Y montañas de mi islita.

Visitar la Cueva del Indio
Beber del chorro de Dona Juana
Caminar por la sabana
Y escuchar un ¡Ay bendito...!

Deseo ir a Manatí
Atenas de Puerto Rico
Tomarme allí un coco rico
Y en Bayamón un maví.

El morro visitaría...,
Caminaría por San Juan
Y después iría a casar
A Martín Peña con Juana Díaz

Siempre en mi añoranza vive
Un día a Ponce llegar
Para desde allí contemplar
El hermoso Mar Caribe.

De ahí pasar a Cataño
El pueblo donde nací
Para establecerme allí
hasta el final de mis años.

Es mi sueño y mi sentir
El regresar a mi tierra
Para deleitarme en su belleza
Antes que vaya a morir.

Si es que acaso yo muero
Ausente de tu ribera
Que lleven mi calavera
Y la entierren en tu suelo.

Así termino mi anhelo
Mi Puerto Rico querido
¡Yo de ti nunca me olvido...!
Aunque me encuentre en el cielo.

Aun desde allí te dedico
La musa de mi poesía
Y a ángeles declamaría
¡Añoranza a puerto Rico...!

Si desea conseguir algunos de mis libros dedicados a la patria puede escribirme a: (jordanelpoeta@comcast.net)