El Coquí

COQUÍ COMÚN - Eleutherodactylus Coqui
Este coquí mide aproximadamente 2 3/8 pulgadas. Tiene ojos grises, castaños, bronceados o cobrizos: un ángulo no muy bien definido en el hocico y un abdomen de color arcilloso; color uniforme, usualmente castaño y gris castaño, moteado o salpicado de pecas. Tiene una marca en forma de W tras la nuca, una mancha obscura en el medio de la espalda y una línea externamente cóncava a cada lado del dorso. Puede tener una línea dorsolateral pálida y ancha a cada lado, con una banda vertebral de ancho variable que puede extenderse lateralmente hasta las rodillas. Los muslos son castaños más oscuro que el resto del cuerpo y con moteado verde amarilloso. Al igual que el Coquí de la Mona que emite el sonido “co-quí” pero su canto tiene un sonido lento y deliberado. Se distribuye por toda la Isla, tanto en regiones altas como las bajas. Generalmente se encuentra en bromelias, oquedades, grietas; bajo troncos, rocas y basura; en el bosque húmedo y más arriba del suelo, en las palmas y huecos de árboles.

COQUÍ MARTILLITO - Eleutherodactylus Locustus
Es una especie pequeña de alrededor de 13/16 de pulgada. De color castaño uniforme, reticulada con castaño más claro o crema. Un par de líneas externamente cóncavas está casi siempre presente en la espalda, pero una línea vertebral de ancho variable puede estar presente o ausente. Los ojos son grandes y protuberantes, y el ángulo a los lados del hocico redondeado o indistinto. La voz consiste en una corta nota parecida a un pitido, seguida de una serie de “clics”. Esta especie está limitada en su distribución a El Yunque y las montañas del sudeste, al este de Cayey. Prefiere zonas abiertas en el bosque, caminos y senderos a lo largo del bosque.

COQUÍ PALMEADO - Eleutherodactylus Karlschmidti
Este coquí es una especie semiacuática que mide aproximadamente unos 3 1/8 pulgadas. Por la extensión de la membrana natatoria, el saco vocal dividido, la coloración y el hábitat peculiar, esta especie es claramente distinguible de los otros coquíes. En realidad, su color no es gris pizarra uniforme o gris verdoso como uno puede creer de la primera impresión sino negro o gris con moteado a marmoración amarillosa. Las manchas amarillosas son más grandes y más intensas en los flancos. Una fina línea pálida cruza la cabeza entre los párpados superiores. Las superficies ventrales tienen marmoración gris y blanco amarilloso. La especie habita en las rocas y peñones, es bastante común en el Yunque, pero relativamente rara a lo largo de la línea Patillas-San Lorenzo. Se han obtenido ejemplares en los viveros de Maricao y Las Vegas, entre Mayagüez y Maricao, en las cuevas de Aguas Buenas y en la vecindad de Las Piedras.

COQUÍ PITITO - Eleutherodactylus Cochranae
Este coquí mide aproximadamente 13/16 de pulgada. Su color básico es gris, pero tiene dos líneas pálidas, externamente cóncavas, en la espalda. También tiene, a lo largo del hocico, una fina línea negra, pero carece de marcas en los muslos y las ingles. Sus dedos son distintivamente cortos y los ojos más pequeños que en otras especies. Su pitido es fino y prolongado, seguido de dos “clics”, que puede ser perturbador para los visitantes nocturnos. Su distribución es peculiar ya que se encuentra en el bosque seco de Guánica, pero también en el húmedo de Utuado; en Cayey; y hasta los 600 pies en el lado sudoeste de El Yunque. Es muy común en la Estación Experimental de Río Piedras y en el campus de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

COQUÍ DE LAS YERBAS - Eleutherodactylus Brittoni
Esta es una especie pequeña; tiene como 5/8 de pulgada entre la punta del hocico y la abertura cloacal. Posee una estrecha banda negra que comienza en la punta del hocico y continúa a cada lado, hasta más o menos la mitad de los flancos. Sobre la banda negra hay una fina línea pálida y en el medio del dorso, exactamente detrás de la región de los hombros, hay usualmente una mancha redonda y pequeña. El área cerca de la abertura cloacal es negra a castaño oscuro y no hay marmoraciones en los muslos. Está ampliamente distribuido por la Isla, pero muestra una notable preferencia por los pastizales abiertos, las siembras de caña y otras gramíneas.

COQUÍ DE LA MONTAÑA - Eleutherodactylus Portoricensis
Es una especie de tamaño pequeño, de aproximadamente una pulgada. Tiene ojos plateados o color blanco tiza, un ángulo en el hocico bien definido usualmente marcado con una línea blanca, manchitas o pecas obscuras en el abdomen que, aparte de eso, es blanco, y usualmente tiene algo rojo en los muslos y la ingle. Su color es uniforme, moteado o salpicado de pecas, tirando más hacia el amarillo o crema. Posee dos extensas manchas obscuras, una línea dorsolateral pálida y ancha a cada lado y una banda vertebral de ancho variable que puede extenderse lateralmente hasta las rodillas. Es una de las dos especies que emite el sonido “co-quí”, pero éste es de forma más rápida y alto. Se encuentra restringido a las montañas y prefiere el suelo, la hojarasca, arbustos y troncos de los árboles.

COQUÍ DE HEDRICK - Eleutherodactylus Hedricki
El tamaño de esta especie arbórea es más o menos un 13/16 de pulgada. Una de sus características distintivas es la constricción pronunciada tras la cabeza, un surco llano a lo largo del medio del dorso, desde el espacio entre los ojos hasta las cercanías de la joroba sacral, y el hocico corto y redondeado. Posee ojos pequeños, con párpados estrechos, el dorso uniformemente granular, un par de líneas externas cóncavas en la espalda no muy claras en los animales obscuros, la garganta negruzca de los machos, y la ausencia de rayas negras a lo largo de los lados del hocico. La coloración básica puede ser castaño o gris oscuro, casi uniforme o con abigarramientos. A veces los coquíes tienen una serie longitudinal de manchas blancuzcas a lo largo de los muslos. Las extremidades posteriores son relativamente a lo largo del flanco, el tobillo no se extiende más allá de la esquina posterior del ojo. La voz es un resonante “ping-ping-ping” que solo se oye durante la época de lluvia, desde alrededor de marzo a abril hasta más a menos el final del año según las condiciones locales. Se localiza en las montañas entre los huecos y hendiduras de los troncos y ramas, a menudo hasta una altura de 20 ó 30 pies del suelo.

COQUÍ GRILLO - Eleutherodactylus Gryllus
Esta especie arbórea de la montaña es una diminuta que mide 5/8 de pulgada. Su color es castaño amarilloso o castaño verdoso, con las extremidades algo más claras que el cuerpo. La garganta puede ser verde clara y el abdomen blanco o blanco verdoso, a veces con reflejos iridiscentes azules o dorados. Puede haber alguno de color verde amarilloso y también puede estar presente una línea dorsal central desde la punta del hocico hasta las inmediaciones de la abertura cloacal. Los párpados superiores son más estrechos que el espacio inter-palpebral. Sus ojos son pequeños y las extremidades posteriores más cortas. Tiene un hocico triangular con una pequeña protuberancia triangular en la punta. El sonido de su voz es parecido al del grillo. Vive en elevaciones apropiadas (450 pies) en el Yunque y la Cordillera Central y hacia el oeste hasta la región de Maricao. Prefiere los márgenes o las áreas abiertas del bosque; esta preferencia pudiera explicarse porque durante el día la especie vive en bromelias.

COQUÍ MELODIOSO - Eleutherodactylus Wightmanae
Es una especie pequeña de solo 3/4 de pulgada de largo. Sus características principales son un dorso claramente rugoso y aristado, discos pequeños, manchas negras pequeñas sobre el dorso y los flancos, casi siempre hay un par en la parte posterior de la espalda, inmediatamente arriba de la abertura cloacal, y otro por entre los hombros. Tiene una corta línea negra sobre el tímpano, el color salmón o amarillo rosáceo que muchas veces tiñe a esta especie y las bandas que corrientemente cruzan sus muslos y tibias. En los machos, la garganta es gris con pecas verdosas, y el abdomen y partes inferiores de las extremidades posteriores son amarillo verdosas, o amarillas y con algún toque del rojizo salmón que matiza la porción posterior. La parte superior del ojo es dorada o gris dorada. Su voz consiste en una corta nota parecida a un pitito, seguido de una serie de “clics”. Vive a una elevación no menor de alrededor de 600 pies a lo largo de a Cordillera Central y El Yunque.

COQUÍ DUENDE - Eleutherodactylus Unicolor
Es una de las especies más pequeñas, su tamaño es de alrededor de 9/26 de pulgada. Es una ranita regordeta, de cara color castaño y un par de líneas dorsolaterales claras, externamente cóncavas (o más bien series de puntos blancuzcos) que comienzan tras los ojos y se extienden posteriormente hasta la base dorsal de los muslos, en donde se ensanchan y cruzan oblicuamente. Exactamente debajo de las líneas dorsolaterales hay a cada lado, en la región inguinal, una mancha alargada que se extiende anteriormente hasta el nivel de la joroba sacral. La zona del dorso encerrada por las líneas dorsolaterales es algo más obscura que la de los flancos debajo de las líneas dorsolaterales. Una línea clara también bordea el hocico a lo largo del canthus rostralis, por lo menos en las hembras. Usualmente hay puntos blancos en la cara, los flancos, las extremidades anteriores y la parte anterior de los muslos. El color ventral es castaño o castaño claro, e con diminutas manchitas blancas. Su voz ha sido comparada con el sonido que se produce cuando se da cuerda a un reloj o cuando se pasa la uña por los dientes de una peinilla. Nunca se ha obtenido fuera de El Yunque. Se encuentra bajo el musgo y bajo las rocas y raíces de la selva musgosa cerca de los picos del bosque.

COQUÍ CAOBA - Eleutherodactylus Richmondi
Es una especie terrestre de mayor tamaño, aproximadamente unas 1 3/8 a 1 9/16 pulgadas. Fácilmente distinguible de todas las especies, este coquí posee unos discos bastante pequeños, mucho más pequeños que el tímpano. El color básico es castaño caoba, y tiene siempre una línea amarillo-dorada (o blancuzca) a cada lado de la espalda, desde la punta del hocico hasta las cercanías de la abertura cloacal. Bajo esta línea hay, a cada lado, una banda obscura más ancha, y bajo ésta, una serie de manchas negras o abigarramientos. La parte posterior de los muslos tiene por lo general, marmoraciones o manchas. Su voz es usualmente un “tic”, pero ocasionalmente produce varias notas en secuencia. Se encuentra en las más altas elevaciones de El Yunque, rara vez sobre las hojas; cuando se encuentra, por lo general, no es a más de dos o tres pies del suelo.

COQUÍ DE MONA - Eleutherodactylus Monensis
Esta es una especie de mediano tamaño que mide aproximadamente una pulgada de largo, desde a punta del hocico hasta la abertura cloacal. Sus características más distintivas son el dorso manchado, el tímpano grande y el abdomen liso. El color básico as castaño claro o gris castaño, con las manchas de un color castaño oscuro. La voz de esta especie suena como gotas que caen continuamente. No tiene el saquillo inflable que tienen otros coquíes en la garganta ni las dos endiduras que comunican el saquillo con la cavidad oral. Se puede ver en las paredes de cuevas llanas que contienen agua y en sumideros. Se encuentran únicamente en Isla de Mona. COQUÍ GUAJÓN - Eleutherodactylus Cooki Este coquí es relativamente grande, mide 3 5/16 pulgadas. Su color es castaño sólido, pero los machos tienen garganta amarilla y en ambos sexos puede existir un margen blanco que bordea los ojos grandes. Tiene discos digitales grandes y truncos, que al ser examinados muestran clavijas protuberantes y glándulas mucosas que le permiten pegarse con firmeza a las superficies lisas. Se caracteriza por tener una voz peculiar melodiosa y baja, totalmente distinta a la de otras especies. Habita en las grietas y grutas de la Sierra de Pandura y en las montañas al sur de Humacao, en el sudeste de Puerto Rico, donde pone sus huevos sobre la superficie húmeda de los enormes peñones dentro de las cuevas.

COQUÍ DORADO - Eleutherodactylus Jasperi
De tamaño pequeño, aproximadamente 3/4 a 13/16 de pulgada, este coquí se distingue por su color uniforme amarillo, amarillo verdoso o castaño amarilloso, a veces con reflejos metálicos, principalmente en la región de los párpados, por su cabeza aplastada y constreñida en la parte posterior y por tener glándulas sobresalientes en los costados. Es la única especie de rana que es ovovivípara, o sea, que pare las crías vivas. En este caso los huevos se desarrollan dentro del oviducto de la hembra hasta que las ranitas ya formadas emergen de la abertura genital (cloaca) siendo pequeñas replicas de los adultos. La voz es un “tuit, tuit, tuit” que emite solo el macho, al parecer llamando a la hembra. Es un habitante de las bromelias en la Sierra de Cayey. Nunca se ha encontrado fuera de la Sierra de Cayey.

COQUÍ DE ENEIDA - Eleutherodactylus Eneidae
Esta especie terrestre mide aproximadamente 1 13/16 pulgadas, con tubérculos en el dorso y con los párpados y las superficies dorsales abigarradas. No hay mucha variación en la coloración dorsal aparte de que a veces el color de fondo, que es castaño verdoso o castaño grisoso, puede ser claro u oscuro, y tienen a veces un tinte amarilloso en el tercio posterior de los flancos. Tiene un par de líneas claras, externamente cóncavas, que a veces pueden verse en la espalda. El ojo es muy peculiar, siendo su color dorado o verde grasoso, más o menos similar al cuerpo, pero generalmente más oscuro con reticulación venal negra. No tiene líneas a lo largo del hocico ni supratimpánicas. Su voz consiste en una nota parecida a un pitido, seguida de una serie de “clics” muy parecida a la voz del Coquí Martillito. El Coquí de Eneida vive sobre los 900 ó 1,000 pies en los taludes a lo largo de caminos, senderos y en troncos musgosos en la Cordillera Central y El Yunque.

COQUÍ CHURÍ - Eleutherodactylus Antillensis
Es el más grande de los diminutos; mide aproximadamente 1 3/16 de pulgada. Se distingue de los demás miembros del género por sus muslos manchados o con marmoraciones negras y sus ojos rojizos. Tiene una línea negra marginando el hocico a cada lado, y una corta línea negra sobre el tímpano. Una fina línea pálida puede estar presente a lo largo de la línea media del dorso. Se le puede oír desde lo alto de los árboles, quizás porque la única agua que obtiene se encuentra en las plantas aéreas. Su voz se puede describir como un “churí, churí, churí”, pero puede oírse ocasionalmente un “qui-qui-qui” que tal vez tenga que ver con la demarcación del territorio. De amplia distribución, es una de tres especies que vive en los bosques secos de Guánica y también es una de las dos únicas que se tiene noticia en Vieques y Culebra. Se esconde bajo las raíces de las yerbas, bajo la corteza de los árboles, y debajo de las rocas y troncos.

Fuente: Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.